Monumentos de Rumanía- Que ver en Rumanía

El Ateneo de Bucarest, uno de los edificios más hermosos de la capital de Rumanía. Foto de Chodaboy.

La capital de Rumanía, Bucarest, posee un patrimonio y monumentos de una riqueza extraordinaria. Como es el caso del Palacio del Parlamento, que sorprenderá al visitante por su tamaño colosal (posee 12 pisos y 1100 habitaciones); es una de esas obras que erigió Ceausescu como culto a su personalidad.

Pero, además del legado comunista, en Bucarest todavía perviven muchos monumentos del pasado dignos de visita, como los que se encuentran en el barrio de Lipscani, antiguo centro histórico de Bucarest: edificios de diferentes estilos arquitectónicos: desde el Barroco hasta el Neoclásico o el Art Nouveau. Por ejemplo, la Antigua Corte del Príncipe o el Banco Nacional de Rumanía.

Por otra parte, en cuanto a museos, no dejen de visitar el Museo Nacional de Arte de Bucarest. Y recuerden que Bucarest es una de las ciudades con más iglesias por habitante del mundo: destaca la Iglesia Stavropoleos (Biserica Stavropoleos) por su gran belleza o la Iglesia Kretzulescu, iglesia ortodoxa situada en la Plaza de la Revolución, cerca de otros edificios históricos. Otro de los monumentos más prestigiosos de Bucarest es el Ateneo rumano, que parece un templo antiguo. Posee una acústica excepcional, por lo que es la sede de la Filarmónica Rumana George Enescu.

No lejos de Bucarest, lo que permite una excursión de un día, merece destacar el monasterio de Snagov (donde se supone que murió y fue enterrado Vlad Tepes, alias Dracula) y el Palacio Mogoşoaia.

Brasov es una de las ciudades más bellas de Rumanía. Está situada en la famosa región de Transilvania. Foto de Chodaboy.

Brasov es una de las ciudades más bellas de Rumanía y de las que más turistas reciben cada año, debido al interés histórico de sus monumentos, que van desde el estilo gótico al barroco y Renacentista. Pueden comenzar la visita en la Plaza del Ayuntamiento (Piata Sfatului) con sus hermosos edificios barrocos, el antiguo ayuntamiento (Casa Sfatului) en el centro de dicha plaza, la Casa del Mercader, de estilo renacentista, la Catedral ortodoxa y el Museo de la memoria de la familia Mureseanu. Entre los monumentos más destacados de la ciudad, se encuentra la Iglesia Negra(Biserica Neagra), que es la iglesia gótica más grande de Rumanía.

En la ciudad de Brasov, no pueden dejar de visitar las fortificaciones como el Bastión de los tejedores, el mayor bastión medieval de Brasov y el mejor conservado; las Torres Blanca y Negra del siglo XV y el Bastión de los Herreros. También destacan las puertas de estas fortificaciones: la Puerta de Schei (Poarta Schei) y la Puerta de Santa Catalina. Y, por último, la Fortaleza de Brasov (Celate) situada en una colina que domina la ciudad desde la que pueden contemplarse unas bellas vistas de Brasov.

Entre los sitios de interés de obligada visita que se encuentran cerca de Brasov, está la Estación de esquí de Poiana Brasov se encuentra a 12 kilómetros de Brasov que ofrece las mejores pistas de esquí de Rumanía. Y, por supuesto, el Castillo de Drácula de Bram Stoker, una mansión medieval muy bien conservada a 25 km de Brasov, en el pueblo de Bran. Es uno de los lugares más visitados de Transilvania, ya que hay muchos turistas que hacen la ruta del Conde Drácula, fascinados por el mito.

El famoso Casino de Constanza, un edificio Art Nouveau. Foto de Chodaboy.

Constanza, ciudad situada a orillas del Mar Negro, posee un rico patrimonio, dentro del que se encuentran los vestigios romanos, el antiguo Faro de los Genoveses, pero sobre todo, el famoso casino de Constanza, uno de los edificios más importantes de Constanza. Aunque se ha cerrado, todavía puede verse el reflejo de su esplendor en este hermoso monumento de Art Nouveau.

Además, se encuentra al final de un bello paseo marítimo, uno de los rincones favoritos de los habitantes de Costanza y de los turistas. Por otra parte, también podemos visitar varios museos en esta ciudad, como el Museo de Historia Nacional y de Arqueología o el Museo de la Marina.

Para los amantes de la historia y de los monumentos una ruta por los castillos de Rumanía nos acercará a su pasado medieval, y la lucha fronteriza para resistir los ataques tártaros y otomanos.

Si apreciamos las cosas únicas, la mina de Sal de Turda, al sur de Cluj Napoca no debemos dejar de visitarla puesto que no se parece a ninguna mina que hayamos visitado antes.

Vídeo sobre los monumentos más significativos de Rumanía: