Monasterio de Cozia

El Monasterio de Cozia es uno de los mejores ejemplos de arte bizantino de Europa, siendo el único de este estilo en Rumanía. Situado a orillas del río Olt, a las afueras de la población de Călimănești, en la región de Valaquia.

Monasterio de Cozia
Monasterio de Cozia

Aconsejado por el monje Nicodem Tismana, a la postre asesor del príncipe voivoda, Mircea I de Valaquia (Mircea cel Bătrân, apodado el Viejo) impulsó su construcción entre 1386-1388, y tras su muerte su cuerpo reposa en el mausoleo del monasterio. Como otros monasterios de Rumania además de cumplir con su tarea de administración del territorio y de la conservación de la cultura teológica, Cozia servía como bastión defensivo para controlar el territorio. Un par de años después de terminar el conjunto se pintaron los frescos, hacia 1390-91, conservados hasta hoy.

La iglesia fue reformada en 1517 en época del voivoda Neagoe Basarab de la familia Craioveşti, y también a principios del siglo XVIII por el gobernante de Valaquia Constantin Brâncoveanu, añadiendo la galería del nartex que precede a la entrada de la iglesia, una capilla, fuentes y la torre con reloj, elementos característicos del estilo Brâncovenesc. Ambos prínciopes aparecen retratados en los muros del monasterio de Cozia. En 1821, durante la sublevación contra el dominio otomano, el lider valaco Tudor Vladimirescu la utilizó como lugar de defensa.

Rodeado por fuertes muros y con la defensa natural del río en uno de los lados, el nombre de Cozia proviene de “nuget” que significa nogal en lengua cumana, en referencia a los árboles que hay todavía en su entorno. Los cumanos eran unas tribus nómadas llegadas de Turquía que se asentaron en el territorio de la actual Bulgaria, Rumanía -especialmente Transilvania- y Hungría. Su significado es “nogal” y aunque también aparece mencionada como Nucetul (equivalente en rumano), el nombre de Cozia fue el que predominó.

Visita al Monasterio de Cozia

Un paseo arbolado nos conduce a la entrada al monasterio en el que destacan los frescos del exterior del pronaos. Piedra y ladrillo se alternan en la construcción indicando el estilo bizantino, obra de artistas serbios de la Escuela de Moravia.

Los muros están decorados con rosetas de piedra, filas de estilo bizantino horizontales de ladrillo y piedra y los marcos verticales no tienen precedentes en la arquitectura valaca. El parecido con la iglesia de Lazarica indica que Mircea I contrató artistas serbios de la Escuela de Morava.

Los popes que aún viven en el monasterio se encargan de su conservación y por eso sigue siendo un lugar silencioso dedicado a la oración y el recogimiento. Además de la iglesia se puede visitar las dos capillas con sus fotogénicas cúpulas bizantinas-una de 1583 y la otra de 1710,-, y el museo de arte sacro con los iconos y antiguos manuscritos. No está permitido sacar fotografías pero se puede intentar charlar con los monjes y con mucha indicación pedir permiso.

El monasterio es puerta de entrada al Parque Nacional Cozia, a y pocos kilómetros están restos de antiguas termas romanas, así como de la Torre Roja, lugar defensivo que parece recibir el nombre de las batallas cruentas y la sangre derramada al río.

Cómo llegar al monasterio de Cozia

No es fácil llegar al monasterio en transporte público por lo que la mejor opción es en coche de alquiler o en un tour desde Bucarest o Sibiu. De hecho si se viaja entre Bucarest y Sibiu hacia Transilvania, la parada en el monasterio de Cozia es imprescindible.

Tours y excursiones que incluyen la visita al monasterio de Cozia

Mapa del monasterio de Cozia