Bucarest

Plaza de la Universidad, una de las puertas de la ciudad vieja en Bucarest. ©Iñigo Pedrueza.
Plaza de la Universidad, una de las puertas de la ciudad vieja en Bucarest. ©Iñigo Pedrueza.

Bucarest (Bucaresti) es la ciudad más grande de Rumanía y su capital, además de ser una de las ciudades más pobladas de Unión Europea y uno de los principales centros industriales y de transporte de la Europa Oriental. Está situada en el sureste de Rumanía, a orillas del río Dâmbovita, que desemboca en un afluente del Danubio, el Arges.

A este carácter de capital fluvial, se le une el hecho de que la comarca de Bucarest está llena de lagos. Este sistema fluvial y lacustre discurre a lo largo del río Colentina, un afluente del río Dâmbovita. Los principales lagos son el Tei y el lago Colentina. Por último un pequeño lago artificial en el centro de la ciudad, el lago Cismiguiu, rodeado por los jardines Cismigiu es uno de los lugares con encanto de la ciudad, muy cerca del casco antiguo y de la zona de fiesta de la capital. Los ríos, lagos y jardines -no dejen de visitar el estupendo jardín botánico, el más grande de Rumanía-, junto al conjunto de monumentos y edificios de final del siglo XIX y primera mitad del XX hacen de la capital una ciudad de una singular belleza.

La belleza está renaciendo en Bucarest, por lo que aún se trata de una ciudad de contrastes. Tras el fin de la dictadura de Ceaucescu en 1989, Rumanía ha sufrido reformas liberales y cambios estructurales duros para la población. Con todo, las calles de Bucarest muestran la esperanza del cambio. La rehabilitación del centro historico y de los barrios aledaños avanza, mostrando con sus divergencias la belleza intrínseca de los edificios y la amabilidad latente de los rumanos.

Viaje a Bucarest, el París del Este.

Bucarest es, además, una ciudad llena de anchas avenidas arboladas y edificios de la Belle Epoque -no olvidemos que en el año 1900 era conocida como el “petit Paris” o la “París del Este” debido a esta arquitectura y al ambiente cultural cosmopolita. La zona histórica no sufrió importantes destrucciones durante la Segunda Guerra Mundial, pero durante la dictadura de Nicolae Ceausescu, muchos edificios se derrumbaron o se abandonaron. Además el terremoto de 1977 provocó muchos daños en gran parte de los edificios. Así los dos pisos superiores del Palacio de Cotroceni se vinieron abajo y debieron ser casi totalmente reconstruidos.

Un solar vacío en plena ciudad vieja espera una nueva función. Tras él la impresionante libreria Carturesti. ©Iñigo Pedrueza
Un solar vacío en plena ciudad vieja espera una nueva función. Tras él la impresionante libreria Carturesti.
©Iñigo Pedrueza

La construcción de edificios durante la época comunista hace que hoy estilos tan distintos como el Art Decó y las torres estalinistas se encabalguen, abracen o apoyen. El conjunto es magnífico para los amantes de la arquitectura y aquellos que no se dejen influir por las primeras impresiones. Así las calles están más limpias que en París, Barcelona o Roma, sin embargo, muchos edificios esperan con avidez la reforma y el reacondicionamiento.

Bucarest ciudad de fiesta.

Muchos no lo saben pero el ambiente nocturno, la fiesta y la marcha no terminan nunca en el centro de Bucarest. Por ello se recomienda alojarse cerca de la ciudad vieja, para de esa forma poder disfrutar de los principales monumentos, restaurantes y ambiente nocturno a píe. Además, y no es cuestión baladí, los precios son bastante bajos, comparados con España, Francia, Italia o Escandinavia y la seguridad y tranquilidad altas.

Bucarest ciudad de arquitectura, cultura y de salud.

Los edificios que nos encontraremos callejeando son ya un tesoro. De finales del XIX o principios del XX, combinas el neoclasicismo, el estilo neorumano y el art decó. Después las grandes obras, a menudo faraónicas de la época comunista contrastan enormemente. Y para terminar el eclécticismo repleto de vidrio del postmodernismo y del minimalismo terminan darle una vuelta de tuerca más a las postales de la capital rumana.

En lo que se refiere a la cultura, varios museos merecen la visita. Algunos se sitúan en monumentos esenciales para comprender la historia del país como el megalómano Palacio del Pueblo que Ceaucescu construyó al final de su dictadura o el Palacio presidencial de Cotroceni.

En los últimos años, Bucarest intenta desarrollar también un tipo de turismo basado en la salud (tratamientos dentales y de cirugía estética) así como el relax y el deporte (centros de spa y deporte). Nuevamente los contrastes se dibujan en Bucarest, una vez más.

Edificios frente al Palacio de Justicia y el río. ©Iñigo Pedrueza.
Edificios frente al Palacio de Justicia y el río.
©Iñigo Pedrueza.

Cómo llegar a Bucarest

Bucarest está situada a 533 km de Timisoara, a 426  km de Cluj – Napoca, a 166 de Brasov, a 225 de Constanza, y a unas dos tres horas en avión de Barcelona y cuatro de Madrid.

En avión

La forma más rápida de llegar a Bucarest es, evidentemente el avión. Además es muy fácil volar desde España y bastante barato, debido a la cantidad de compañías que operan entre los dos países. La mayoría de los vuelos internacionales llegan al Aeropuerto Internacional Henri Coanda (Otopeni), que está a unos 12 kilómetros al norte de la ciudad de Bucarest, aunque también hay vuelos que llegan al aeropuerto más pequeño de Aurel Vlaicu, que se conoce con el nombre de Baneasa.

Bucarest es una ciudad fluvial que se extiende a lo largo del río Dâmbovita. Foto de Hellimli.

Si vuelan desde España, hay muchas compañías que tienen rutas entre Bucarest y diferentes ciudades españolas: Madrid y Barcelona, pero también muchas otras ciudades como: Valencia, Bilbao, Málaga, Ibiza, Alicante, Zaragoza, Palma de Mallorca, León y ciudades de Asturias. Vayan a nuestra página de vuelos para más información.

Por otra parte, hay vuelos directos desde varios destinos de Europa, y, si vuelan desde América Latina, lo mejor es hacer primero escala en Madrid o Barcelona. A nivel nacional, hay vuelos regulares hacia Cluj – Napoca (CLJ), Oradea (OMR), Sibiu (SBZ), Timisoara (TSR), Suceava (SCV), Iasi (IAS) y Satu Mare (SUJ).

En tren

Bucarest está conectada a las principales ciudades de Rumanía y a las capitales europeas del este a través del ferrocarril: Belgrado, Viena, Praga, Budapest…La principal estación es la Estación del Norte (Gara de Nord), que está a tres kilómetros del centro de Bucarest, aunque tiene otras cinco estaciones de tren: Basarab, Obor, Baneasa y Progresu. Pero para llegar en tren a Bucarest, tienen que hacerlo vía Budapest.

En coche

Ir a Bucarest en coche, puede ser otra opción interesante si disponen de tiempo, ya que por el camino pueden conocer varios países. Y, además, el coche le proporciona una gran autonomía, si desea moverse por la ciudad o ir a otros lugares de Rumanía. Otra posibilidad, es alquilar un coche, si llega en avión o tren a Bucarest. Hay que decir que las infraestructuras no tienen unas condiciones muy buenas, además de que hay bastantes vehículos lentos en las carreteras.

Les proponemos, sin embargo, el siguiente itinerario desde Barcelona, aunque es un viaje realmente largo. Puede realizar el viaje en varios días para recorrer los 2597 kilómetros que hay entre Barcelona y Bucarest. Puede parar uno o dos días en el camino y aprovechar para pasar por Francia y conocer la Provenza (ciudades como Montpellier, Nîmes o Montecarlo). Después, atravesar por el norte de Italia, pasar por Eslovenia, Croacia, Bosnia y Serbia.

El Hotel Carol Parc de Bucarest, un hotel de lujo de gran riqueza arquitectónica.

Dónde dormir en Bucarest

La capital de Rumanía ofrece una gran cantidad de hoteles de bastante calidad, a pesar de que no es una ciudad que soporta el mismo turismo que otras capitales europeas. Existen cadenas hoteleras estupendas, pero también hoteles muy céntricos situados cerca de los monumentos más importantes de Bucarest, en barrios tranquilos y agradables, y a precios asequibles.

Aunque también existen hoteles más lujosos, de 5 estrellas, pero que para lo bien que están tampoco son excesivamente caros. Es el caso del Gran Hotel Intercontinental, el Hotel Athenee Palace Hilton, en el barrio de Plaza de la Universidad; este último digno de visita, ya que por su arquitectura, se encuentra dentro del patrimonio de la ciudad. El Epoque Hotel o el Hotel Radisson BLU Bucharest en el distrito financiero de Bucarest. Y también está el Carol Parc Hotel, un hotel de lujo con una situación privilegiada, al lado de la zona más antigua de Bucarest y con unas vistas panorámicas estupendas.

Para saber más sobre hoteles en Bucarest, visite nuestra página de alojamiento y si tiene dudas escríbannos ya que podemos ponerles en contacto directo con los hoteles.

Dónde comer en Bucarest

Hanul Manuc, monumento, restaurante y hotel en pleno centro de Bucarest. ©Iñigo Pedrueza.
Hanul Manuc, monumento, restaurante y hotel en pleno centro de Bucarest. ©Iñigo Pedrueza.

Hay una serie de restaurantes en Bucarest que vale la pena visitar, ya que se trata de hermosos edificios históricos. Uno  los más conocidos es una antigua alhóndiga comercial, el Manuc’s Inn (Hanul lui Manuc) (en Str. Franceza 62.64), que también es hotel y fue construido entre 1804 y 1808 por un rico comerciante armenio (Emanuel Marzaian, que los turcos llamaban Bey Manuca). Recuerda los antiguos caravanserais donde descansaban las caravanas de la ruta de la seda.

Era un lugar de encuentro y de descanso para comerciantes, pero es también un lugar histórico ya que en él tuvieron lugar en 1812 las negociaciones preliminares del Tratado de Paz que pusieron fin a la guerra ruso-turca (1806-1812). Actualmente, continúa siendo hotel y restaurante, y es también bodega y pastelería.

No dejen de visitar el famoso restaurante Carula cu Bere (en la Strada Stavropoleos 3-5) inaugurado en 1879 que era una casa de cerveza -como su nombre en rumano indica- y lugar de tertulia literaria de escritores y artistas de Bucarest. Es un edificio de estilo Neogótico que se refleja en la fachada y en la decoración interior: columnas, arcos, la escalera de madera, candelabros, muebles, así como en los murales de las paredes y el techo.

Galerias Macca Vilacrosse, dos calles cubiertas animadas y llenas de bares. ©Iñigo Pedrueza.
Galerias Macca Vilacrosse, dos calles cubiertas animadas y llenas de bares. ©Iñigo Pedrueza.

La zona de Pasajul Macca Vilacrosse, dos calles en forma de Y de techos cubiertos es coqueta y bonita con bares y restaurantes. También en la ciudad vieja está bien el Calif (comida rápida oriental) y el Lacrimi si Sfinti (rumano). Al norte entre la Calea Victoriei y el Bulevard Gheorghe Magheru se conforma otra buena zona de restaurantes y pubs. Destacamos el Harbour (Strada Piata Amzei) y también el Journey Pub & More (Strada Gheorghe Enescu). Una vez más si desea reservar, puede escribirnos para que les pongamos en contacto con ellos.

Por otra parte, Bucarest es una ciudad donde pueden encontrar una gran variedad de restaurantes y de gastronomía de todos los países, para todos los bolsillos y gustos. Y más en los últimos años, dado que el turismo ha aumentado considerablemente.

Por un lado, están los restaurantes especializados en todo tipo de cocina internacional: restaurantes griegos, italianos, rusos, chinos, árabes, japoneses, etc, así como restaurantes de comida rápida y pizzerías. Y, por otro lado, están los típicos restaurantes de comida rumana, los preferidos de los turistas por los deliciosos platos de las diferentes regiones de Rumanía, ¡una auténtica delicia!

Gastronomía en Bucarest

Este plato delicioso se llama Sarmale y es típico de la gastronomía rumana. Está sabrosísimo.

En estos restaurantes de Bucarest podemos degustar la deliciosa gastronomía rumana compuesta de platos muy sabrosos, como el Muschi, que es filete de lomo de cerdo asado, la Mamaliga, que es una polenta que se suele acompañar con queso blanco agrio y Tochitura, mezcla de carne de ternera, pollo e hígado de ave. También está la Zacusca, que se toma como aperitivo, ya que son pequeñas porciones de diferentes legumbres, hierbas aromáticas y champiñones conservados en aceite, vinagre o salmuera, o puré de champiñones con pimientos dulces, tomates y cebollas, puré de berenjenas, etc.

El Sarmale es igualmente una delicia: son hojas de col, de viña viña, de remolacha, rellenas de arroz, carne, champiñones, legumbres y yerbas aromáticas; la Placinta cu brânza o brânzoaice, que es una masa milhojas con rellenos dulces o salados; los Papanasi moldovenesti, que son buñuelos dulces de queso blanco y vainilla, que se comen acompañados de nata.

En los restaurantes también encontramos pequeñas salchichas asadas llamadas Mititei o Mici; la Ciorba taraneasca: sopa agria a base de salvado fermentado con detas, patatas, tocino, remolachas y carne de ternera; álbóndigas de carne picada asada llamadas Pîrjoale moldovenesti; y el Cozonac, pastel relleno de nueces, uvas pasas y loukoums (delicias turcas)…Por supuesto, por todas partes hay quesos, ya que Rumanía es un país de quesos, eso sí, encontramos los mismos por todo el país, no hay una especialidad propia de cada región. Prueben cualquiera, tanto los de vaca u oveja, como los de búfala.

En cuanto a las bebidas, la cerveza (bere) es recomendable, ya que está bastante buena y es ligera. Los vinos rumanos también son de muy buena calidad, y podemos encontrar vinos de las diferentes regiones productoras: Transilvania, Moldavia, Muntenia y Oltenia, y Dobroudja. Pero pueden probar la bebida nacional: la “tuica”, que se suele beber como aperitivo antes de las comidas -es un aguardiente a base de ciruelas-. En cuanto al agua, las aguas minerales del país tanto con o sin gas son de muy buena calidad, en razón de la riqueza de fuentes naturales del país.

Patrimonio y Monumentos de Bucarest

Hay mucho que ver y hacer en el viaje a Bucarest, pero esta es una selección de lo más importante.

1. Casa de la Prensa Libre

Este impresionante edificio se encuentra ya en la entrada de la capital: la Casa Scanteii, como es conocida todavía. Fue diseñado por el arquitecto Horia Maicu y se terminó en el año 1956, un año después de un palacio de gran parecido que hay en Polonia: el Palacio de la Ciencia y la Cultura de Varsovia. La Casa de la Prensa Libre fue y sigue siendo la sede de las imprentas y las salas de redacción de la capital, aunque hoy en día también está la Bolsa de Valores de Bucarest en el ala sur.

El Arco de Triunfo de Bucarest, uno de los monumentos más importantes de la ciudad.

2. El Arco de Triunfo

Fue construido en 1922 para honrar la memoria de los soldados rumanos que lucharon en la Primer Guerra Mundial.

Muy parecido al Arco del triunfo de París, se inspira en los monumentos romanos, dando muestras de la importancia de la asimilación con Roma de la identidad rumana. Una escalera interior permite a los visitantes subir a la cima y disfrutar de una vista panorámica de la ciudad.

3. Calea Victoriei

Es la calle más antigua de Bucarest y está llena de encanto. Fue construida en 1692 para unir la antigua corte del Principado con el Palacio Mogosoaia. Se convirtió en la calle Calea Victoriei en 1878, después de la victoria en la Guerra de Independencia rumana. En el período de Entreguerras se convirtió en una de las calles de moda de la ciudad. Si quiere dar un paseo a lo largo de esta calle desde la Plaza Victoriei a la Plaza Natiunilor, podrá descubrir algunos de los edificios más impresionantes de la ciudad como: el Palacio Cantacuzino, la histórica Plaza de la Revolución, la sede de la CEC, el Club Militar y el Museo Nacional de Historia.

Hoy numerosas tiendas de lujo y de moda han abierto sus puertas en ella. Iglesias, modernos hoteles y edificios en rehabilitación mezclan estilos y formas de manera curiosa.

El imponente Palacio Cantacuzino que alberga el Museo George Enescu. Foto de Chodaboy.

4. Palacio Cantacuzino

Fue construido entre 1898 y 1900 siguiendo los diseños del arquitecto Ion Berindei. Tiene un estilo ecléctico francés: una combinación de un estilo neoclásico y Art Nouveau. Tiene balcones y una puerta de hierro forjado. Actualmente alberga el Museo George Enescu.

5. Plaza de la Revolución

La plaza se hizo famosa en el año 1989, año de la Revolución, cuando todas las televisiones del mundo emitieron desde allí los últimos momentos de Nicolae Ceausescu en el poder el 21 de diciembre que estaba asomado al balcón, mientras el pueblo estaba reunido en la plaza. Poco después huía en un helicóptero blanco y era capturado fuera de la ciudad horas más tarde.

Al otro lado de la plaza se encuentra el antiguo Palacio Real, el impresionante Ateneo Rumano y el histórico Hotel Athenee Palace. En el extremo sur de la plaza, se puede visitar la pequeña Iglesia Kretzulescu.

6. Palacio Real de Cotroceni.

Es un palacio de estilo neoclásico erigido entre 1927 y 1937, y perteneció al rey Carol II y su hijo Mihai I hasta 1947, año en que se abolió la monarquía en Rumanía. En las habitaciones de este palacio fue donde el rey Mihai dirigió un golpe de Estado que desplazó al gobierno pro nazi durante la Segunda Guerra Mundial y puso a Rumanía del lado de los aliados. Actualmente, el antiguo Palacio Real alberga el Museo Nacional de Arte de Rumanía.

Frente a la entrada se encuentra el Parque Botánico de Bucarest.

7. Iglesia Kretzulescu

Está situada en la Plaza de la Revolución, cerca de otros edificios históricos. Es una pequeña iglesia ortodoxa de ladrillo rojo construida entre 1720 y 1722 bajo las órdenes del gran canciller Kretzulescu Safta y su esposa en el estilo arquitectórico de la época Brancovenesti. Destaca el impresionante fresco del pintor rumano Tattarescu.

8. El Ateneo rumano

ateneo-rumano-bucarest
Ateneo Rumano, junto a la Plaza de la Revolución. ©Iñigo Pedrueza.

El Ateneo es uno de los monumentos más prestigiosos de Bucarest por su arquitectura y por la acústica excepcional de su sala de conciertos. Es la sede de la Filarmónica Rumana George Enescu, y es obra del francés Albert Galleron, que también diseñó el Banco Nacional de Rumanía. Fue construida gracias al dinero donado por el público en general a partir de una impresionante campaña de recaudación de fondos públicos (“Dona un centavo por el Ateneo”).

El Ateneo es un edificio de gran belleza y parece un templo antiguo, con su alta cúpula y sus columnas dóricas. La entrada tiene un techo decorado con pinturas y con pan de oro, y llama la atención la hermosa escalera de caracol. Y en la sala de conciertos, las paredes y el techo están cubiertos por frescos.

9. Sala de Conciertos del Palacio Real: Sala Palatului

Situada junto al Palacio Real, la gran sala de conciertos fue construida en 1960 para acoger a 3000 miembros del Partido Comunista que asistían cada cinco años al Congreso del Partido. Actualmente se realizan diferentes eventos, como conferencias y algunos de los conciertos del Festival Internacional George Enescu.

10. Club Militar Nacional

Esta obra maestra neoclásica fue construida por el arquitecto rumano Dimitrie Maimaroiu en 1912 para las actividades sociales, culturales y educativas del ejército rumano. Todavía actualmente se realizan actos oficiales y banquetes, mientras que la zona de arriba está reservada para la biblioteca del ejército, y para oficinas y aulas para la enseñanza oficial. Aunque la mayor parte de este edificio no se puede visitar, el suntuoso restaurante y la terraza de verano están abiertos al público.

11. El Palacio de la Caja de Ahorros

El Palacio de la Caja de Ahorros posee una de las fachadas neoclásicas más impresionantes de la ciudad. Fue construido en el siglo XIX por el arquitecto francés Gottereanu, que diseñó más de 50 edificios de la ciudad entre 1875 y 1900. El palacio tiene una gran cúpula central con nervios metálicos separados por un cristal, que permite que entre la luz natural, y también otras cuatro cúpulas más pequeñas. El arco de entrada, con sus columnas corintias, es de gran interés, desde el punto de vista turístico.

Casco histórico de Bucarest

12. Barrio de Lipscani, Casco antiguo, Old Bucarest.

Edificio en el casco antiguo de Budapest, concretamente, en el barrio de Lipscani. ©Iñigo Pedrueza.
Edificio en el casco antiguo de Budapest, concretamente, en el barrio de Lipscani.
©Iñigo Pedrueza.

El antiguo centro histórico de Bucarest se encuentra en el barrio de Lipscani y es una de las zonas de la ciudad con más encanto. A principios del siglo XV, muchos comerciantes y artesanos se establecieron aquí – de hecho lleva el nombre de Lipscani de los comerciantes alemanes de Lipsca o Leiptzig-. Es interesante darse un paseo por las callejuelas empedradas y admirar los muchos edificios de diferentes estilos arquitectónicos: desde el Barroco hasta el Neoclásio o el Art Nouveau. O ir a cualquiera de las galerías de arte o tiendas de antigüedades que hay por la zona. No olviden ir a Hanul cu Tei, que es un patio rectangular, entre Strada Lipscani y Strada Blanari, donde hay muchas tiendas de arte y antigüedades.

13. Antigua Corte del príncipe

Los restos de la antigua Corte del príncipe se encuentran en el centro histórico. Fue construida en el siglo XV por Vlad Tepes, también conocido como Vlad Drácula que, según la tradición local, mantenía a sus prisioneros en las mazmorras que había bajo la Corte Real. Su reinado fue muy cruel con sus enemigos, pero relativamente bueno con sus súbditos fieles. Mejoró y comenzó a definir los límites de un Estado. Hoy en día sólo quedan algunas paredes, arcos, tumbas y una columna corintia.

Junto al palacio, se encuentra la Iglesia de la antigua Corte, del año 1559, la más antigua de Bucarest. Fue, durante dos siglos, el lugar donde se coronaban los príncipes rumanos. Conserva bellos frescos del siglo XVI.

14. Banco Nacional de Rumanía

El Banco Nacional de Rumanía se encuentra en el barrio Lipscani, donde antes se encontraba uno de los edificios más famosos de Rumanía: el Hanul Serban Voda que, desde 1678 a 1883 fue sede de distintas instituciones, pero que acabó destruido después de dos incendios. En 1883 se empezó a construir el Banco Nacional de Rumanía con diseños de los arquitectos franceses Bernard Cassien y Albert Galleron. Es de estilo Neoclásico francés, con una fachada de columnas corintias y un enorme salón.

15. Pasaje (Pasajul) Macca Vilacrosse

Pasaje Macca Vilacrosse, en pleno centro de Bucarest. Allí podemos comer o tomar algo tranquilamente en cualquiera de los restaurantes o cafés.
Pasaje Macca Vilacrosse, en pleno centro de Bucarest. Allí podemos comer o tomar algo tranquilamente en cualquiera de los restaurantes o cafés.

Es un bello pasaje situado en el centro de Bucarest (a la altura del nº22 de Calea Vitorei) es una de las construcciones que florecen en Bucarest a finales del siglo XIX por las que se conoce a la capital de Rumanía como “Pequeño París”. Tiene forma de herradura y está cubierto por una bóveda de vidrieras de hierro forjado de color amarillo y verde que crea hermosos efectos dorados a lo largo de todo el recorrido; también destaca la cúpula centra. El Pasaje Macca Vilacrosse  une las calles de Calea Vitorei y Lipscani y en él hay restaurantes, bares y joyerías.

16. Plaza de la Universidad

La plaza de la Universidad es uno de los lugares de encuentro más populares de Bucarest, donde se encuentran algunas de las obras maestras de la arquitectura de la ciudad, como el Teatro Nacional de Bucarest, el Hospital Neoclásico de Coltea y su hermosa iglesia del siglo XVIII y el Palacio de Sutu, ahora Museo de Historia de Bucarest. El hotel intercontinental domina la plaza. En el centro de la plaza hay cruces de piedra para rendir homenaje a los muertos durante la Revolución de 1989. Y bajo la plaza, hay un paso subterráneo con tiendas y restaurantes.

17. Palacio de Sutu

Es un palacio de estilo Neogótico construido entre 1832 y 1834 por orden del ministro de Relaciones Exteriores Costache Sutu a partir de los diseños de los arquitectos Johann Veit y Schwinck Konrad. En 1862, el escultor Karl Storck decoró el palacio con tres arcadas y una escalera monumental; un enorme espejo de Murano fue instalado en el pasillo. Los techos son de estuco, los suelos de parqué y las estufas de azulejos. Desde 1959, el edificio alberga el Museo de Historia y Arte de Bucarest.

Legado comunista

18. Palacio del Parlamento / Palacio del pueblo.

Palacio del Pueblo de Bucarest. Un monumento histórico.
Palacio del Pueblo de Bucarest. Un monumento histórico.

El Palacio del Parlamento o Palacio del Pueblo es el segundo edificio más voluminoso del planeta tras el Pentágono estadounidense.Este colosal palacio fue construido por Nicolae Ceausescu, y es el segundo edificio administrativo más grande del mundo, después del Pentágono. Fueron necesarios 700 arquitectos y 20.000 trabajadores para construirlo. El palacio tiene 12 pisos, 1100 habitaciones, un vestíbulo de 328 metros de largo y cuatro plantas subterráneas, además de un enorme búnker nuclear. Se inició en 1985 y en 1989 con la caída de Ceaucescu se pensó en demolerlo. Al final, la población está de acuerdo en que dejarlo en píe fue mejor.

Hoy es un edificio multiusos para conferencia, actos públicos y privados. Enorme y pesado, la visita es recomendable. Las salas abiertas cada día van cambiando.

19. El Centro Cívico

El Centro Cívico fue la culminación de la construcción megalómana de Ceausescu. Se trata de un área situada en el sur del Palacio del Parlamento, a lo largo del Bulevar Unirii. Ni siquiera los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial o el terremoto de 1977 cambiaron tanto la ciudad como los planes de reurbanización llevados a cabo por Ceausescu en la década de los 80. Fueron arrasados 8 kilómetros del casco histórico de Bucarest, incluyendo iglesias, monasterios, sinagogas, un hospital y un estadio deportivo Art Déco. Además, 40.000 personas fueron desalojadas con aviso de solo un día para hacer espacio a la construcción de estos edificios de apartamentos estalinistas.

Iglesias en Bucarest

Bucarest es una de las ciudades con más iglesias por habitante del mundo, aunque muchas fueron destruidas en la década de los 80 durante la época de Ceausescu. Aquí les proponemos la visita de algunas de las más conocidas:

Iglesia Metropolitana (Biserica Patriarhiei)

Está situada en una de las pocas colinas que hay en la ciudad y es una iglesia ortodoxa del siglo XVII. Fue construida a partir de un diseño inspirado en el monasterio Curtea de Arges. Se convirtió en la Iglesia metropolitana en 1668 y en la sede de la Iglesia Ortodoxa Rumana en 1925.

Es un ejemplo del estilo Brancovan, con decorados de medallones que representan santos y arabescos florales pintados en las paredes. Tiene doce columnas en la fachada y cuatro torres, y en la puerta de entrada se conservan pinturas originales. El interior de la iglesia es bizantino y posee iconos de impresionante belleza y dos altares exquisitamente tallados. Junto a la iglesia, cerrado al público, se encuentra el Palacio Patriarcal (1708).

Foto de Chodaboy.

Iglesia Stavropoleos (Biserica Stavropoleos)

Esta iglesia fue construida en 1724 por el monje griego Stratonikeas Loanikie y combina arquitectura rumana con bizantina. Es una de las obras más imortantes del estilo Brancovan tardío, con bellas columnas de piedra, decoraciones geométricas zoomórficas o florales y una balaustrada espectacular. La iglesia está rodeada por un jardín. El interior es una auténtica joya arquitectónica con sus hermosos frescos y sus iconos de madera pintada.

Museos más importantes de Bucarest

Museo Nacional de Arte de Bucarest (Calea Victoriei 49-53)

El Museo Nacional de Arte es uno de los principales museos de Rumanía que posee la antigua Colección Real, que incluye arte rumano y europeo del siglo XV al XX. Está situado en el antiguo Palacio Golescu que era uno de los edificios más prestigiosos de Bucarest. Y muy cerca se encuentran otros importantes edificios históricos, como el Ateneo Rumano, la Iglesia Kretzulescu y el Hotel Ateneo Palace-Hilton.

El museo posee más de 100.000 obras divididas en dos secciones principales: la Galería de Rumanía y la Galería de Europa. La primera constituye una de las colecciones más completas de obras de arte rumano del país. Entre los principales artista se encuentran Andreescu, Aman, y Grigorescu. También hay una sala dedicada a las primeras esculturas de Brancusi, en las que se ve la influencia de su maestro Rodin. En la Galería de Europa hay unas 15 salas en las que se muestran obras poco conocidas de artistas como El Greco, Monet, Rembrandt, Renoir, Cezanne, Breughels y Rubens.

Museo del Campesino Rumano (Muzeul Satului)

Es un interesantísimo museo al aire libre, el más grande de Europa, fundado por decreto real en 1936. Ocupa unas 30 hectárea a orillas del lago Herastrau, en el Parque Herastrau. Cuenta con una colección de 50 edificios que representan la historia y el diseño de la arquitectura rural de Rumanía.

Museo Satului, un museo al aire libre dedicado al campesino rumano. Foto de V comme Viaggiare.

Es todo un homenaje al campesino rumano y al papel que ha tenido a lo largo de la historia en la economía del país. Se presentan los utensilios y objetos de la vida cotidiana de los campesinos en salas muy bien iluminadas. El museo acoge también eventos especiales a lo largo del año en torno a la artesanía popular. Recibió un premio al museo europeo del año 1996 por su calidad y originalidad.

Música en directo en Bucarest

Si somos de los buscan buena música en nuestros viajes, en Bucarest existen varios locales para escuchar música en directo:
-Art Jazz Club, en el Bulevar Nicolae Balcescu, 23A, abierto todos los días salvo los lunes.
-Jazz Café Green Hours 22, en Calea Victoriei, 120, abierto las 24 horas.
-Laptaria lui Enache, en el Bulevar Nicolae Balcescu, 2. Está situado cerca del Teatro Nacional y es un lugar lleno de ambiente: estudiantes universitarios, artistas…Está abierto todo el año.
-La Motor: está situado en la azotea del Laptaria lui Enache y está abierto solo en verano. Se pueden ver también películas.

Festivales y otros eventos en Bucarest

Feria de Artesanía y Arte Nacional del Este (abril)
Festival Internacional de Cine de Bucarest (abril)
Festival Internacional de Música”Juventudes Musicales” (mayo)
Festival Internacional de Música de Bucarest “EuropaFest” (mayo)
Festival de la Vieja Bucarest (mayo)
Festival del Orgullo Gay ‘GayFest “(mayo)
Bucarest’ArtPhoto’ y Festival de Fotografía (mayo – junio)
Festival de Música de la calle “D’Ale Bucurestilor” (junio)
Feria de artesanos (junio-julio)
Carrera de coches de Bucarest(agosto)
Festival de Música George Enescu (septiembre-cada dos años)
Feria Internacional del Mueble y de Diseño de Interiores / STEAK TIMB (septiembre)
Open de Tenis de Rumania (septiembre)
Feria de Artesanía y Arte de invierno- Museo del Campesino Rumano (diciembre)

Excursiones y tours guiados desde Bucarest

La Rumanía ofrece servicios de alquiler de coche y reserva de alojamientos en hoteles en Bucarest, así como viajes organizados a través de nuestros colaboradores..

Mapa plano y callejero de Bucarest