Arad

Catedral ortodoxa de Arad
Catedral ortodoxa de Arad

Arad es una de las principales ciudades del oeste de Rumanía, junto a Timisoara al sur y Oradea al norte.  Pertenece a la región del Banato, distrito de Arad, y tiene como frontera a Hungría, lo que explica la importancia de la comunidad de origen étnico húngaro. La carretera E-68 que conecta Rumanía con Hungría ejerce de canal de un importante tráfico de coches.

Arad tiene en el río Mures el acompañamiento perfecto para darle un toque de elegancia al centro de la ciudad, cuyos parques se llenan en los veranos calurosos. A un lado del río está la ciudad vieja, el núcleo histórico donde destaca la ciudadela. Al otro lado se ubica Uj Arad, o Arad Nou, el nuevo barrio surgido a partir del asentamiento turco durante el asedio a la ciudad.

La Edad Media puso a Arad en el mapa, cuando los tártaros asediaron la ciudad en el siglo XII. Una vez asentados procedieron a fortificarla con murallas en las ciudades cercanas de Soimos, Siria y Dezna. No fueron lo suficientemente sólidas para evitar que una nueva invasión, en esta ocasión por parte de los otomanos, ocupase la ciudad desde 1551 hasta 1699, cuando la paz de Karlowitz ponía fin al dominio turco de Arad.

Las posteriores fortificaciones de la ciudadela entre 1763 1783 fueron decisivas en los acontecimientos de la independencia húngara del imperio austriaco en 1849. sin embargo, el apoyo ruso a estos últimos supuso la ejecución de los principales jefes insurrectos, los 13 generales cabecillas, cuyo recuerdo pervive en el monumento de la ciudad a los 13 mártires de Arad.

Arad no formo políticamente parte de Rumanía hasta 1920, cuando los tratados de reorganización territorial de la primera Guerra Mundial, obligaron a que Hungría cediese la zona que hoy en día ocupa el oeste de Rumanía.

Ciudadela de Arad
Ciudadela de Arad

Que ver en Arad

El elemento más genuino de Arad y el que desgraciadamente hoy por hoy sigue sin fecha de restauración para convertirse en un gran complejo de museos, es la ciudadela.

La ingente obra auspiciada por la emperatriz María Teresa de Hausburgo, y llevada a cabo con el esfuerzo de prisioneros, que siguieron el diseño de la obra de Ferdinand Philipp Harsch que a su vez bebía de la corriente francesa que diseñó el arquitecto e ingeniero Vauban.

La ciudadela tiene forma de estrella de seis puntas, con bastiones concéntricos de refuerzo, que incluían un foso inundable que funcionaba como una trinchera.  La puerta principal y los edificios siguieron el estilo barroco. Además de fortaleza funcionó como una de las mayores prisiones militares del Imperio Austro-Húngaro.  Actualmente está gestionado por el ejército, si bien está pactado un traspaso al ayuntamiento para albergar un edificio de atractivo turístico similar a la ciudadela de Nis en Serbia. Aunque aún no es Patrimonio de La Unesco, si que está incluido en el listado susceptible de formar parte de tan insigne tesoro de la humanidad.

Ayuntamiento de Arad
Ayuntamiento de Arad

Como decíamos, la ciudad nueva se encuentra en la otra rivera del río, donde los bulevares recorren Arad con edificios basicamente del siglo XIX. Uno de los más destacados es el ayuntamiento (neorenacentista 1872-1874 ), en  la calle B-Dul Revolutiei, en una plaza ajardinada y con la torra del reloj presidiendo el conjunto monumental.

Si seguimos la misma calle hasta uno de sus extremos encontraremos el Antiguo Teatro (1817, y uno de los primeros de Rumanía), cercano al monumento de los soldados rumanos caídos en la liberación de Transilvania -durante la segunda guerra mundial- así como la casa museo del escritor Lazar.

También son remarcables las dos catedrales, la ortodoxa y la católica. La primera está consagrada a San Juan Bautista, es neobarroca de la segunda mitad del XIX, y con frescos de estilo bizantino. La catedral católica impresiona por el tamaño de su bóveda.

También podemos visitar el Palacio de Cultura (Palatul Cultural), de estilo ecléctico, con influencias Art Nouveau y la Iglesia Luterana, (1906) conocida como la biserica roşie (iglesia roja).

Alrededores de Arad

Cerca de Arad podemos llevar a cabo excursiones a Siria, Lipova con sus termas y las ruinas de Soimos, y Paulis, interesante para conocer los vinos, con especial atención al vino de la región, llamado Podgoria.