Alba Iulia

Ciudadela de Alba CarolinaCasi entre un triángulo imaginario formado por Cluj al norte, Deva al oeste y Sibiu al este, se encuentra la ciudad bimilenaria de Alba Iulia, la antigua Apulum, capital de la Dacia Superior. Recibe su nombre de la madre del emperador Marco Aurelio, Julia Augusta, y durante la dominación romana fue apreciada por los yacimientos de oro y sal, además por la riqueza de sus recursos forestales y agrícolas. La invasión y destrucción tártara abrió un periodo de cambio limítrofe en el que Alba Iulia cambió de nombre bajo la dominación húngara o alemana,

Su relevancia histórica no acaba aquí ya que en Alba Iulia se coronó Miguel el Bravo, como príncipe de Valaquia, Moldavia y Transilvania en el año 1600; y más adelante, durante el plebiscito de 1918 se votó y aprobó la adhesión de Transilvania al estado de Rumanía.

Que ver en Alba Iulia

Sin duda una de las razones de pararnos en Alba Julia durante el viaje por Transilvania y Rumanía es la ciudadela de Alba Carolina. Los amantes de la historia y las fortificaciones encontrarán en esta obra monumental una poderosa razón. Levantada por los Hausburgo entre 1715 y 1738 sobre un un castro romano y otra ciudadela conocida como Balgrad; sorprenden sus doce kilómetros de murallas de piedra y ladrillo, completados por las seis monumentales puertas barrocas y siete torres en los ángulos de la planta de estrella.

En el interior de la ciudadela se hallan los principales monumentos de Alba Iulia, y puede considerarse como el corazón histórico de la ciudad. Destacan especialmente la biblioteca Batthyaneum, que desde 1794 ha acumulado más de 60.000 volúmenes, entre ellos incunables y manuscritos que forman obras de arte por la calidad de sus trabajos de impresión, decoración y erudición, tales como el Codeus Aureus, un evangelio latino del siglo VIII-IX, con letras de oro y miniaturas de gran manufactura.

Si seguimos recorriendo la ciudadela llegamos al Museo Nacional de la Unión, uno de los primeros en Rumanía, con piezas de la arqueología, arte popular e historia de Rumanía. Fue el escenario de la integración transilvana en el estado rumano.

La catedral de San Miguel es dentro del ámbito religioso, el templo más relevante de Alba Iulia, edificado en el siglo XII, pero restaurado tras la destrucción de los tártaros que ya hemos mencionado en el siglo XIII. La puerta renacentista obra de artistas alemanes, el coro gótico y la torre son los elementos más deslumbrantes.

No muy lejos está el barroco palacio episcopal y el Palacio Principesco, aledaño de la estatua de Miguel el Bravo; y si seguimos hacia el este, fuera del recinto amurallado está el obelisco en recuerdo de los líderes Horea, Cloşca y Crişan , ajusticiados tras la revuelta que a fines del XVIII se inició contra el sistema feudal de servidumbre, y a favor de la paridad de derechos entre las diferentes etnias rumanas.

Algunas localidades cercanas que merecen atención son Teius, Sebes, Aiud o Sintimbru.

Como llegar

Desde Sibiu y Deva tenemos trenes hacia Alba Julia, y desde Cluj Napuca, Timisoara o Bucarest, lo mejor es la opción de transporte en autobús.