Iglesia fortificada de Prejmer

El bello monumento de la iglesia de Prejmer forma parte del conjunto de edificios fortificados que por su peculiaridad fueron designados como patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Vista de Prejmer desde el cielo
Vista de Prejmer desde el cielo

Muy cerca de Brasov – lo que nos permite ser una excursión de medio día desde la ciudad transilvana– Prejmer no sólo es conocida por su iglesia, si no que además es cuna de artesanos ceramistas, y un pueblo precioso donde acercarse a conocer el folclore de Rumanía.

La iglesia fortificada ostenta el título de ser la de mayores dimensiones de toda Europa, y su estado de conservación es tan magnífico que parece que salimos de una historia de la plena Edad Media. Tenemos constancia de la iglesia ya en documentos de 1240. Fue construida por los Caballeros Teutónicos entre 1212 y 1213, tiene una planta de cruz y bóvedas de estilo gótico tardío.

Ante la llegada de incursiones y asaltos la población se resguardaba intramuros, habitando las celdas organizadas en viviendas de varios pisos que hoy podemos observar. Además del eficiente sistema defensivo, un túnel subterráneo conectaba con el exterior, de manera que podían aprovisionarse. Los muros tienen ocho metros de grosor, con torreones y bastiones que convertían Prejmer en un refugio seguro. Al edificio se accede a través de un pasaje abovedado de 100 metros de largo, reforzado con dos hileras de puertas. Y en la muralla de techo rojo se podían acomodar como comentábamos hasta 212 habitaciones en cuatro pisos unidos por escaleras de madera. Todas las familias de la aldea tenían un cuarto designado para refugiarse en caso de ataque.

Interior de la fortaleza de Prejmer
Interior de la fortaleza de Prejmer con las celdas